Titular importante del día: Obama comió carne de perro

Tranquilos, que lo que la foto muestra es pollo frito.  Pero seguramente podrán apreciar que estamos en plena campaña electoral, en donde nadie cede nada, y en donde a veces las cosas más insulsas desatan una tormenta mediática.

El capítulo de hoy de la guerra mediática comenzó en el 2008, cuando se reveló que en el 1983, Mitt Romney se llevó a su familia desde Boston a Canadá, incluyendo a su perro Seamus, el cual iba en su jaula, atado al techo del carro.  Según la leyenda, Seamus expresó su desaprobación como sólo los perros saben hacerlo.  La noticia canina guarda pertinencia en el 2012 porque (según Byron York) algunos en la campaña de Obama han decidido que el tema del perro es una buena línea de ataque contra Mitt Romney.  Por eso se le sigue sacando punta al asunto, pese a que es noticia vieja.

Por eso el asesor David Axelrod (quien tiene sus propios problemas) tuiteó una foto del Presidente viajando en la limosina presidencial con su perro Bo, y añadió el comentario, “así es como los dueños amorosos transportan a sus perros”.  Sin embargo, creo que esta línea de ataque se acerca a su fin.

Ayer, Jim Treacher (del Daily Caller) llamó la atención a un pasaje particular en el segundo capítulo del primer libro de Obama, “Los Sueños De Mi Padre”…y reventó la olla de grillos (mi traducción).

 “Con Lolo, aprendí cómo comer chiles verdes pequeños crudos con la cena (mucho arroz), y, lejos de la mesa de cenar, se me presentó la carne de perro (dura), la carne de serpiente (más dura), y al saltamontes asado (crujiente)…”

Lolo, por si las dudas, era Lolo Soetoro, con quien el niño Barack convivió en Indonesia, del 1967 al 1971.  El Presidente añadió…

“Al igual que muchos indonesios, Lolo seguía un tipo de Islam que podía darle cabida a los remanentes de (principios de) fe más antiguos del animismo y el hinduísmo.  Explicó que un hombre tomaba los poderes de cualquier cosa que comía:  Un día de éstos, según nos prometió, traería a casa un pedazo de carne de tigre para que lo compartiéramos”.

Eso bastó para que el asesor principal de Romney tuiteara en respouesta a la foto de la limosina, “en retrospecto, una foto escalofriante”, y se desatara la guerra en twitter.

Por supuesto que es ridículo pretender pasar juicio sobre lo que le dieron de comer a un niño de seis años, particularmente en un país extraño con cultura y costumbres diferentes.  Pero aquí hay una lección.

Tarde o temprano, el régimen va a tener que montar una defensa seria de su obra de gobierno (o falta de), y dejar a un lado las nimiedades que ganan los ciclos noticiosos.  Los ataques caninos, la envidia de clases solapada en los planes Buffett y las denuncias a los fantasmas de la especulación pertolera sólo pueden servir para distraer.  Pero pronto se acerca la rendición de cuentas por ObamaCare, por Solyndra, por la falta de seriedad con el tema migratorio, por la acumulación atroz de déficits y deuda, por Rápido y Furioso, y por tantas otras instancias de fracaso tras fracaso tras fracaso.

Se acerca la hora de que esto arranque en serio.  Sospecho que ya el régimen lo sabe.

About these ads
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: