Día 3: ObamaCare arde en llamas

Ayer fué el tercer día de argumentos orales para dilucidar la constitucionalidad de ObamaCare.  El resultado fué similar al de los primeros dos días, es decir: desastroso para el Gobierno.

El lunes trataron el tema del Anti-Injunction Act (estatuto que prohíbe que se radique una demanda para detener el cobro de un impuesto hasta que entre en vigor y se puedan medir sus efectos), y si aplicaba a las audiencias de ObamaCare (tal parece que no).  El martes, trataron la médula de la ley, el mandato individual, y su relación o no con la Cláusula de Comercio de la Constitución.  Ayer resumimos los pormenores de ambos días de argumentos.

Entonces pasamos al tema que se dilucidó ayer, el de la separabilidad o nulidad parcial (severability).  Como aclaramos ayer, la separabilidad es el concepto legal que faculta a los tribunales a anular segmentos específicos de una ley sin anular toda la ley.  Si una porción de la ley es inconstitucional y la ley no contiene cláusula de separabilidad, entonces toda la ley es inconstitucional y hay que anularla.  Recordarán que ese fué parte del conflicto con el fallo del 11mo. Circuito Apelativo al revisar el fallo del Juez Vinson en la demanda radicada por el Estado de La florida.   El 11mo. Circuito anuló el mandato individual pero otorgó separabilidad, mientras que el fallo original del Juez Vinson en Florida anuló toda la ley por no tener separabilidad.

En el Supremo,  los Jueces Kennedy y Scalia parecían estar inclinados a negarle la separabilidad a ObamaCare, particularmente si se anula la médula de la ley, que es el mandato individual.  El argumento a favor de la separabilidad fue impulsado por el Juez Scalia cuando cuestionó si a los jueces les compete determinar cuáles partes de la ley se pueden salvar y cuáles no, de anularse el mandato individual.   Por el bando azul, las Juezas Ginsburg y Sotomayor se inclinaban a otorgar separabilidad, para que el Congreso arregle lo que le quede a ObamaCare después de la anulación del mandato. 

El segundo tema que se tocó fue el de la expansión obligada a Medicaid, el efecto coercivo de la aplicación de este mandato sobre los estados, y su efecto sobre la separación de poderes entre los Estados y el gobierno federal.  El aspecto coercivo de mandato raya en el tamaño del mandato y en la práctica del gobierno federal de amenazar con retirar fondos para el programa x si el estado no aplica el programa yAquí, la Juez Sotomayor volvió a tirarle el toallazo al gobierno, al defender el derecho del gobierno federal a determinar cómo se invierten los fondos que da a los estados, particularmente en relación a esta expansión masiva de la participación del gobierno en la prestación de servicios de salud.

La carcajada del día se la llevó la reacción del Juez Scalia ante la insinuación de que él o sus asistentes judiciales tengan que sentarse a leer las 2,700 páginas de la ley (para determinar lo que se queda y lo que no), lo cual aseguró violaría sus derechos bajo la 8va. Enmienda (la que prohíbe castigo cruel e inusual).  De por sí, ya sabíamos que ObamaCare era un acto garrafal de chapucería legislativa agravada…y la falta inexplicable de una cláusula de separabilidad lo confirma.  Tanto el Congreso como la Casa Blanca se apresuraron a aprobar un mamotreto de 2,700 páginas que nadie leyó, y ahora sufren las consecuencias.  Resulta una ironía justa que el Supremo anule, sin leer, una ley que el Congreso aprobó sin leer.

Los argumentos concluyeron ayer, pero el fallo baja en el verano, y el que diga que está 100% seguro de lo que los jueces vayan a hacer no sabe de lo que está hablando.  No obstante, si la cosa madura como pintó durante los pasados tres días…ObamaCare tiene sus días contados.

About these ads
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

One thought on “Día 3: ObamaCare arde en llamas

  1. [...] La realidad de los tres días de argumentos en el Supremo es que ObamaCare recibió un escrutinio que ningún analista mediático anticipó.  Mejor dicho, que no fué anticipado por ningún analista afuera del eje mediático de Washington, D.C. y Nueva York.  Los argumentos del lado conservador los tomó completamente por sorpresa, y les volcó el consenso y narrativa de anticipación de una confirmación fácil.  En buen puertorriqueño, le dieron hasta por debajo de la lengua al lado defensor de ObamaCare. (Análisis del caso aquí, aquí, aquí, aquí, y aquí). [...]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: