DREAM ACT: La necesidad de distinguir entre lo noble y lo ridículo

El caso de la joven Daniela Peláez debe servir para concientizarnos sobre la necesidad de traer un tono serio a la discusión del tema migratorio.  El primer paso necesario en esta discusión es separar la nobleza de la idea tras el DREAM Act de la ridiculez de las recientes propuestas legislativas que han mancillado ese nombre.

Para los que aún no se han enterado, Daniela Peláez es la joven estudiante que enfrentó (y por el momento, venció) lo que parecía ser una certera deportación.  Informa El Nuevo Herald:

Daniela Peláez, la destacada alumna de la secundaria North Miami Senior amenazada con la deportación, podrá quedarse en el país dos años más, dijo el martes su abogada.

La noticia llega pocos días después que de una masiva manifestación en su escuela llevó el caso a los titulares nacionales.

Peláez fue traída aquí por sus padres a los cuatro años de edad desde Barranquilla, Colombia.  Como muchos “Dreamers”, Daniela cursó la totalidad de sus estudios dentro del sistema escolar estadounidense, y no tiene recuerdo de su país natal.  Daniela alcanzó la excelencia académica, a tal grado que llegó a ser la “valedictorian”de su clase graduanda.  Si alguien es el símbolo del quebranto de nuestro sistema migratorio y de la necesidad apremiante de reformar el sistema, ciertamente lo es Daniela y su familia.
 
 Sin embargo, hemos permitido que los hispanos profesionales, en su gran mayoría simpatizantes de las organizaciones activistas a la franja de la Izquierda Institucional, controlen la retórica del debate migratorio.  Influyen en el sesgo de la cobertura noticiosa que se le da al tema.  Noten, por ejemplo, el calificativo de “anti-inmigrante” de cualquier medida de reforma migratoria que no origine desde la Izquierda.  De ese modo, se pretende borrar la distinción entre el inmigrante legal y el que no lo es.
 
 Nótese, además, que como el activismo migratorio cae bajo la sombrilla de la Izquierda, le han dado el pase al Presidente Obama por el incumplimiento de su promesa de reforma integral en el primer año de su Administración.  Con la Cámara más 60 votos en el Senado, se puede hacer cualquier cosa, sin excusas.  La realidad es que Obama pudo haber logrado la Integral en sus primeros cien días, si de verdad hubiera querido hacerlo.  Sin embargo, se dedicó al Estímulo que sólo estimuló a los sindicatos de empleados públicos y a la deuda nacional; y a la promulgación de leyes que expanden el Estado Regulatorio como Dodd-Frank y ObamaCare.  La excusa de que “no habían los votos republicanos” no procede cuando tienes 60 votos seguros en mano.  Además, que nadie dude que un buen número de republicanos se hubiera sumado a la medida a la hora de la votación final.  De pronto se me ocurren al menos nueve (Graham, Snowe, Collins, Lugar, Voinovich, Bailey-Hutchison, tal vez Hatch, Bennett y hasta McCain).  Pero esa realidad va contra la narrativa.
 
La Izquierda Institucional influye también en la redacción de legislación migratoria.  Las encuestas reflejan una paradoja interesante…que tanto medidas como la SB 1070 como la reforma migratoria integral cuentan con el apoyo de la mayoría de la población.  Entonces, ¿dónde está la disyuntiva?  Radica, como dije, en el control de la retórica.
 
El DREAM Act contaría con gran apoyo de la población si fuese un proyecto “limpio” que tan sólo se limitara a ayudar a los “Dreamers” legítimos…aquellos quienes, como Daniela, llegaron a este país de mano de sus padres y sin control alguno de su situación.  Las propuestas sometidas al Congreso distan mucho de ese noble fin.
 
 Me tocó leer el proyecto de ley del DREAM Act sometido en el 2010.  Descubrí que la ley, de ser aprobada, hubiera redefinido el concepto de “Dreamer” a tal grado que hubiese permitido a individuos de 34 años de edad llegar al país, lograr un diploma de secundaria (en Miami hay sitios acreditados que los otorga mediante cursos de correspondencia), inscribirse en alguna institución post secundaria e inmediatamente solicitar (y recibir) la residencia permanente.  La ley hubiera estirado el concepto de “Dreamer” cuál chicle, a tal grado de restarle todo mérito y significado.  En fin, una completa basura legislativa, indigna de la nobleza de la idea de un DREAM Act.  Lamentablemente, ésa realidad se pierde dentro de las narrativas que impulsan la Izquierda y la prensa.
 
 Para lograr un alcance hispano efectivo, el conservadurismo tiene que hacer lo posible para socavar la retórica y la narrativa que prevalece hasta ahora.  Tiene que comunicar más efectivamente el fraude que la Izquierda busca maquillar bajo el nombre del DREAM Act.  En otras palabras, traer honestidad y humanidad al debate migratorio.  No se requiere tanta destreza para mostrar que la Izquierda Institucional trata al hispano como ganado con el cual ara el terreno electoral cada cuatro años, y después…de vuelta al cerco.  La realidad es que hasta yo vetaría una ley tan mal redactada como lo que se hace llamar el DREAM Act…pero la definiría y presentaría la alternativa mucho mejor de lo que se ha hecho hasta ahora.
 
Eso es lo menos que el País, que Daniela y los demás Dreamers se merecen.
 
 
About these ads
Tagged , , , , , , , , , , , , ,

5 thoughts on “DREAM ACT: La necesidad de distinguir entre lo noble y lo ridículo

  1. [...] Act: El caso de Daniela Pelaez nos obliga a cuestionar la retórica que domina el tema migratorio; y a separar la nobleza de la idea de un DREAM Act de la legislación maltrecha que lleva ese [...]

  2. [...] Blog El Tercer Riel [es] calls for revisiting the topic of immigration as a result of Peláez's case: El caso de la joven Daniela Peláez debe servir para concientizarnos sobre la necesidad de traer un tono serio a la discusión del tema migratorio.  El primer paso necesario en esta discusión es separar la nobleza de la idea tras el DREAM Act de la ridiculez de las recientes propuestas legislativas que han mancillado ese nombre. The case of Daniela Peláez should make us raise awareness about the necessity of bringing a serious tone to the discussion of the immigration issue.  The first step in this discussion is to separate the nobility of the idea behind the DREAM Act of the recent legislative proposals' ridiculousness, which have sullied the name. [...]

  3. [...] Blog El Tercer Riel [es] calls for revisiting the topic of immigration as a result of Peláez's case: El caso de la joven Daniela Peláez debe servir para concientizarnos sobre la necesidad de traer un tono serio a la discusión del tema migratorio.  El primer paso necesario en esta discusión es separar la nobleza de la idea tras el DREAM Act de la ridiculez de las recientes propuestas legislativas que han mancillado ese nombre. The case of Daniela Peláez should make us raise awareness about the necessity of bringing a serious tone to the discussion of the immigration issue.  The first step in this discussion is to separate the nobility of the idea behind the DREAM Act of the recent legislative proposals' ridiculousness, which have sullied the name. [...]

  4. [...] Act, pese a la realidad de que el proyecto de ley actual no es sino una basura legislativa que mancilla tanto el nombre de los Dreamers como la nobleza de sus aspiraciones.  Lo confirma el hecho de que la contrapropuesta del Congresista David Rivera fue recibida con el [...]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: