Solyndra: Casa Blanca rechaza citatorio

Recién hablamos del descaro de las hipotecarias cuasigubernamentales, Fannie Mae y Freddie Mac, de atreverse a pagar bonos millonarios a sus ejecutivos mientras se preparaban para pedir 6 mil millones de dólares en rescates nuevos; los cuales  habrían que sumar a los casi $169 mil millones adicionales que recibieron del contribuyente en el 2008.  Ya que estamos hablando del despilfarro de fondos públicos para fines politiqueros, volvamos al caso Solyndra.

Como ya sabemos, Solyndra aprovechó la aprobación de la Ley ARRA (el Estímulo del 2009) para solicitar $535 millones de dólares en garantías de créditos al Departamento de Energía.  Tras acogerse a la Ley de Quiebras, Solyndra fue el blanco de investigaciones de parte de la Cámara de Representantes, el Departamento de Energía, y el FBI, entre otras agencias.  La investigación gira alrededor del uso indebido de influencias para lograr las garantías de crédito, y el proceso de aprobación de las mismas pese a un modelo empresarial insostenible.  Durante su testimonio ante el Congreso, los ejecutivos de Solyndra se acogieron a la Quinta Enmienda.  Pueden ver links a nuestra cobertura previa del caso Solyndra aquí, aquí, aquí, aquí, y aquí.     

Hace poco, se reveló una pugna interna dentro de la Rama Ejecutiva (entre el Departamento de Energía y la Oficina de Gerencia Y Presupuesto) por el manejo del Caso Solyndra, con la advertencia de que “…días malos se avecinan“.  Dos eventos recientes indican que esos días han llegado.

Primero, se informa que los ejecutivos de la maltrecha empresa verdolera se sirvieron con la cuchara grande mediante el pago de jugosos bonos (financiados con dinero público), mientras la empresa iba rumbo a la insolvencia (H/T Hot Air).

Informa siliconvalley.com:

Ejecutivos en Solyndra cobraron bonos jugosos – entre $37,000 a $60,000 cada uno – mientras la empresa de Fremont hemorragiaba dinero e iba rumbo a la quiebra durante este verano pasado.  

Documentos de quiebra radicados en Delaware a principios de semana indican que más de una docena de ejecutivos de la ahora difunta empresa de manufactura solar fueron premiados con cuantiosos bonos trimestrales, tanto el 15 de abril como el 8 de julio.  Solyndra cesó operaciones a finales de agosto y radicó quiebra el 6 de septiembre.  Aproximadamente mil ciem empleados fueron cesanteados sin pago por concepto de liquidación. 

Los bonos, pagados a más de una docena de ejecutivos, complementaron lo que ya eran sueldos altamente competitivos.  Karen Alter, Vicepresidente de Mercadoe de Solyndra, devengó un sueldo base anual de $275,000; ganó un bono de $55,000 en abril y otro en julio.  Ben Bierman, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones e Ingeniería, devengó un sueldo base anual de $300,000; cobró un bono de $60,000 en abril y otro en julio.  Will Stover, el Ejecutivo Financiero de la empresa, devengó un bono de $60,000 en abril y otro en julio.

No hay distinción alguna entre Solyndra con Fannie Mae y Freddie Mac.  Ambas empresas recibieron alguna forma de rescate público, y sus directivos (con buenas conecciones políticas) decidieron servirse del dinero del Pueblo en lugar de administrarlo responsablemente.

La Casa Blanca fué emplazada a testificar ante la Cámara de Representantes, para determinar lo que sabían.  Aparentemente, se debatió la idea de rescatar a Solyndra.  La respuesta de la Casa Blanca no se hizo esperar (Informa EFE):

La Casa Blanca rechazó hoy la citación de un comité del Congreso de EE.UU. para revelar documentos relacionados con el caso Solyndra, empresa de energía solar en bancarrota tras recibir un crédito federal y ser elogiada por el presidente, Barack Obama.

“La petición extremadamente amplia del comité es una intrusión significativa en los intereses del Ejecutivo”, afirma Kathryn Ruemler, funcionaria de la Casa Blanca, en una carta enviada a Fred Upton, presidente republicano del Comité.

Ruemler reiteró que la administración ya entregó al Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes centenares de documentos y calificó la citación como “innecesaria y sin precedentes”.

Para el buen entendedor, esto significa que la Casa Blanca pretende ampararse en el privilegio ejecutivo.  Dado que ese privilegio extiende únicamente a asuntos de seguridad nacional o de la ejecución de los deberes presidenciales; hay que preguntarse… ¿Qué (o quién) pretenden encubrir?

¿Será que ya se oyen voces en Casa Blanca?

About these ads
Tagged , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: