La Estradización de Marco Rubio

La guerra entre el departamento de noticias de Univisión y el Senador Marco Rubio va muchísimo más allá de una noticia de un caso de drogas de los años 80.  Al igual que las telenovelas transmitidas por esa cadena, esta saga tiene muchos capítulos y muchos enredos de trama.  Sin embargo, hay sólo una historia que contar…una que hemos visto antes, la cual los conservadores debemos monitorear con mucho cuidado.

Fox Latino informa que cuatro presidenciables Republicanos (Huntsman, Perry, Bachmann, Romney) han anunciado su boicot al debate presidencial de Univisión marcado para el 29 de enero.  Esto boicot surge a raíz de alegatos de que la cadena Univisión intentó extorsionar una comparecencia del Senador Rubio en Al Punto, a cambio de suprimir una noticia de un caso de drogas del 1987 en el cual se vio involucrado su cuñado (Univisión niega aquí).  El Nuevo Herald reveló la noticia el lunes.

Este intento de coaccionar a Rubio e intimidar a su familia es algo que esperaría de La Mafia, no de un supuesto noticiero respetable:

En la noche del 5 de julio, Rubio recibió una llamada de su hermana, Barbara Cicilia. Estaba consternada. Un reportero de Univision la había llamado para hablar sobre el arresto y la encarcelación de su esposo, Orlando Cicilia, en la redada federal de 1987 llamada “Operación Cobra”. Rubio tenía 16 años de edad en ese momento. Antes de que Rubio resultara electo en el 2000 para su primer cargo legislativo, Cicilia salió en libertad por adelantado.

La señora Cicilia se negó a hacer comentarios. Univision envió entonces un camión de la cadena de noticias a que se mantuviera en las afueras de la casa de ella en West Miami.

El 7 de julio, Alex Burgos, director de comunicaciones de Rubio; y Todd Harris, consejero político de Rubio, sostuvieron una llamada de conferencia de 45 minutos con un grupo de altos dirigentes editoriales de Univision, incluyendo a Lee, el jefe de noticias, quien manejó la mayor parte de las discusiones por Univision. Harris representó a Rubio mientras Burgos tomaba notas.

Hacia finales de la conversación, Lee introdujo el programa de Ramos y sugirió que la historia de la redada de drogas podría cambiarse, o no transmitirse del todo, de acuerdo con las notas de Harris y Burgos.

Harris preguntó: “¿Usted dice que si Marcos hace una entrevista con Ramos, usted retirará esta investigación de su familia y la historia no se transmitirá nunca?”

Lee, dijeron ellos, respondió con esta declaración: “Aunque no hay garantías, su entendimiento de la propuesta es correcto”.

Sin embargo, no pienso que Univisión arriesgó el suicidio periodístico tan solo para hacer que Marco Rubio entrara en el cuadrilátero con Jorge Ramos.  Hay que observar estos actos estrictamente dentro del contexto de la “Estradización” de Marco Rubio, es decir: el acto de difamación racial efectuado con el único fin de suprimir, al precio que sea, al hispano conservador.

Jamás olvidemos a Miguel Estrada, cuya nominación al Tribunal del Circuito Apelativo del Distrito de Columbia fué torpedeada por Demócratas aterrorizados de que él pudiese ser el primer hispano en ser nombrado al Tribunal Supremo.  Estrada no se debía (ni se debe) a grupos de agravio hispano tales como La Raza, MALDEF, o LatinoJustice PRLDEF.  Por tanto no podía ser contado como un voto automático a favor de las preferencias raciales, la amnistía para inmigrantes ilegales, la justicia redistributiva, o cualquiera de las causas preferidas de éstas organizaciones; causas cercanas, también, al Partido Demócrata.

Recordemos cómo tildaron a Estrada de “extremo”, “contra la corriente”, y “radical”.  Nunca olvidemos los esfuerzos (liderados por Chuck Schumer, Dick Durbin y Patrick Leahy) de negarle a un candidato altamente calificado (dicho nada menos que por la misma Juez Elena Kagan) su voto de sí o no en el pleno del Senado…obstrucción que duró por cuatro años.  Recordemos, además, su ruin difamación del Juez Clarence Thomas (la cual persiste hasta hoy) como prueba viva de su intolerancia contra cualquiera que venga de “las minorías” y ose disentir de su ideología, o se niegue a reconocer su lugar dentro de la “hacienda” progresista.

Hay quienes se ganan la vida vendiéndonos la noción torcida de que la sumisión al ideal progresista es, de algún modo, prueba de una Hispanidad auténtica (aunque en muchos casos, la misma sea contraria a valores tradicionales hispanos), y harán lo que sea para que no se les acabe el guiso.  Algunos de estos mercaderes de la identidad racial (los verdaeros “venderazas”, si de verdad vamos a tener esta conversación) trabajan dentro de organizaciones de agravio racial, algunos trabajan dentro de los noticieros, y otros rondan las cúpulas del poder del Capitolio y de la Casa Blanca.  Éstos ven a Rubio como una amenaza mortal, como prueba de que un hispano puede lograr ganar un puesto electivo (y, de hecho, sonar como el más fuerte de los vicepresidenciables) sin tener que presignarse ante La Raza.  Tanto el cabildeo de inmigración como la Izquierda institucional y sus personeros en los medios tiemblan ante la noción de que un hispano conservador pueda ascender hasta la cúpula del poder sin someterse a su ideología o deberles nada, el ejemplo que eso pueda representar para nuestros niños y jóvenes, y la realidad económica que eso representaría para los medios de habla hispana de este País.

Éste es el temor existencial que impulsa el esfuerzo de tildar a Rubio como “inauténtico”, o de no ser lo suficientemente “hispano”.  El temor a la irrelevancia.

Una versión de este post en inglés está disponible en Hot Air.

Tagged , , , , , , , ,

7 thoughts on “La Estradización de Marco Rubio

  1. [...] Spanish-language version of this post is available at El Tercer Riel (The Third Rail). [...]

  2. [...] volvemos a la fórmula Gandhi, pienso que hay algo de las primeras tres a la vez.  El odio y desprecio de la Izquierda institucional contra cualquier conservador de origen “mino… les nubla el raciocinio, y da raíz a la mofa ó a que se le quiera suprimir.  Les espanta la [...]

  3. [...] Rubiogate, y el retiro de seis presidenciables Republicanos del debate de Univisión, se anuncia que Telemundo se lleva el debate.  Informa El Nuevo [...]

  4. [...] última vez que abordé el tema fue durante el revuelo con Univisión.  Desde entonces, la cadena negó haber tratado de [...]

  5. [...] (“Sold out”?  When did he ever sell in?).  Ahora recién revientan las pugnas con Univisión y con el Washington Post. [...]

  6. [...] dejo con lo que dije en medio de “Rubiogate“, porque amerita repetirse hoy y siempre. Hay quienes se ganan la vida vendiéndonos la [...]

  7. [...] dejo con lo que dije en medio de “Rubiogate“, porque amerita repetirse hoy y siempre. Hay quienes se ganan la vida vendiéndonos la [...]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: