Obama: discurso, expectativas, y el Estimulito

Ha llegado la hora en la cual concluye, al fin, nuestra gran agonía nacional, y al fin oiremos el tan mentado y sonado discurso del Presidente Obama en el cual presentará su plan de generación de empleos.  Hay quienes han denominado éste “el discurso más importante de la Presidencia de Barack Obama”, partiendo de la premisa de que lo que diga allí será determinativo en su campaña de reelección.  No lo creo así, y de hecho, pienso que quedarán desilusionados otra vez; una desilusión más en el largo hilo de desencantos que ha resultado esta Presidencia para quienes creían en la promesa del Mesías secular que vino a rescatarnos de nuestra política y hasta de nosotros mismos.  Demás está decir que hoy será un día récord para el creador del Reloj Obama.

A estas alturas, lo único que puede hacer el Presidente para estimular a la mercadotecnia y a la creación de empleos es renunciar…o al menos tener la dignidad de anunciar que no se presentará para un segundo término; y es lo único sorprendente que le quedaría por hacer.  Cualquier otra cosa constituye el ejercicio de la definición popular de la locura; es decir, la espera irracional de un resultado distinto tras insistir en hacer lo mismo que siempre se ha hecho.  En este caso, vuelve el perro arrepentido…a plantear un proyecto de estímulo.

Según CBS, el nuevo Estimulito podría ascender a más de $400 mil millones de dólares.  La propuesta representa más de lo mismo, pero en menor escala.  En otras palabras, vamos a volverle a tomar prestado a China para crear trabajos de corta duración y preservar las plazas de gobierno.  Aquí no hay sino un estímulo para la matrícula adscrita a los sindicatos de empleados gubernamentales.  La gran mayoría de los donativos sindicales van a las arcas del Partido Demócrata, cerrando así el círculo vicioso.  a esto hay que aplicarle la sabiduría de Juan Gabriel…lo que se ve no se pregunta.

En fin, estímulo para gobierno y sindicatos, pero nada para empresarios ni para la clase media que tendrá que comer fideos ramen para pagar por esta desgracia de presidencia.  Hasta Bastiat quedaría espeluznado por la magnitud de este saqueo disfrazado de obra pública.

Los personeros del Presidente dicen que el proyecto está “pago”.  Eso me huele a una de dos cosas: o a que viene un aumento contributivo, o a más recortes en defensa.  No importa que hay $300 millones aún sin invertir del Estímulo original que fueron designados para infraestructura.  Tampoco importa que el primer Estímulo de sobre un billón de dolares (trillón si cuentas con el “sistema corto”) no haya logrado reducir el desempleo, ni estabilizar los mercados.  esta es, y siempre ha sido, la Presidencia del estilo sobre la sustancia.  Aquí lo importante es aparentar hacer algo para quitarse a la prensa y a los hinchas de encima, como se hizo con la inmigración.

Bien hizo el Presidente de la Cámara (el Speaker) John Boehner en negarle la fecha original al Presidente Obama.  Se ve a leguas que lo único que le interesaba era torear a los precandidatos presidenciales en su debate.  A falta de obra, protagonizar con apariencias.

Así mismo aplaudo la decisión del Speaker de negarse a ofrecer una “respuesta republicana”.  Este mamotreto se cae por su propio peso.  Cualquier otra cosa sería un endoso de este refrito.  Mejor es dejar que esto hable por sí solo, y que el Pueblo dicte sentencia.

¿De verdad quieren respuesta republicana a este refrito?  Aquí la tienen, cortesía del Padrino del Soul:

About these ads

One thought on “Obama: discurso, expectativas, y el Estimulito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: